Comisiones

Agosto 26 de 2010

Comisión de Derechos Humanos




FORO:
“LA ESCUELA COMO ESCENARIO PARA LA CONVIVENCIA PACÍFICA”

Con una participación caracterizada por un alto nivel de disciplina y dedicación, cerca de 70 asistentes entre docentes y estudiantes provenientes de varios municipios e instituciones educativas de Armenia, colmaron el Auditorio del SUTEQ, el día 30 de octubre, durante una jornada que sirvió de marco para la realización del FORO “LA ESCUELA UN ESCENARIO PARA LA CONVIVENCIA PACÍFICA”convocado por la Comisión Interna de Derechos Humanos del SUTEQ. 
 
Con el propósito compartir experiencias, saberes y propuestas, que permitan una aproximación al creciente fenómeno de la VIOLENCIA EN LA ESCUELA, al tiempo que sugerir alternativas para enfrentar este problema, fueron expuestas 12 ponencias, por parte de defensores de derechos humanos, docentes, estudiantes, un egresado del programa de filosofía  y un catedrático de la Universidad del Quindío, evidenciándose en todas ellas un gran esfuerzo e interés por aportar al análisis y superación de este flagelo (1) . 
 
Del contenido de las diversas exposiciones destacamos (2) las siguientes consideraciones: 
 
Hay unos patrones de conducta muy violentos que son promovidos a través de la televisión y que los jóvenes tienden a interiorizar como estereotipos de conducta válidos. La violencia es una interiorización de las transmisiones televisadas convertidas en mensajes inadecuados, al ser incorporados como proyectos de vida. Debemos preguntarnos ¿Quiénes son los dueños de los medios de comunicación y que tipo de intereses esconden?  
 
Cuando se patologiza la conducta violenta del estudiante asumiéndola como enfermedad, entonces la respuesta no va más allá de utilizar paliativos.
 
Se requieren modificaciones en la formación en valores, superando la idea de que estos se han perdido como si fueran cosas que se encontraban en algún lugar y no construcciones de las mismas relaciones sociales, concepciones éticas y prácticas morales, debe reconocerse que en la escuela todos deben reconocerse como interlocutores válidos.
 
La violencia en la escuela debe entenderse como una extensión de la violencia en la sociedad, que “entra inmersa en los sujetos que  asisten a la escuela.”
 
Debe recordarse que la violencia es un hecho frecuente en la historia nacional, el contexto político y el ejercicio del poder cuya influencia no es ajena a la institución educativa.El matoneo es una práctica y mal ejemplo promovido desde quienes ejercen poder político, se recuerda la frase del expresidente “ilustre y Gran Colombiano “te voy a dar en la cara marica”.
 
La presencia de fuerza pública para atender actos de agresividad en las I.E. atenta contra la intimidad de estudiantes, resulta insuficiente y hasta inconveniente, pues, se ha estigmatizado los colegios con los operativos policiales como supuestos epicentros de delincuencia; ignorando que más allá de las fronteras de la escuela, cerca de 25 mil jóvenes en el Quindío  han resultado involucrados en actos de delincuencia.
 
En la escuela se requiere enfatizar acciones preventivas y formativas, más que punitivas.
 
La crisis económica ha relegado el papel de las familias en la formación de los niños y jóvenes, recargándose esta función en la escuela. 
 
Debemos hacer del conflicto una oportunidad para generar diálogos críticos, evitando que se convierta en hechos de violencia.
 
Se sugiere como propuesta institucional para enfrentar el fenómeno de la VIOLENCIA EN LA ESCUELA los “Pactos y Asambleas de Aula” para establecer con los estudiantes en dialogo crítico sobre cuáles son los problemas de convivencia y como enfrentarlos; esto tiene la virtud de que  cuando uno mismo construye la norma se da una mayor corresponsabilidad en cumplirla.  Es necesario definir acciones reparadoras, fijar estímulos, redactar documento de compromisos,  socializar los pacto de aula, las reglas deben regular la conducta de todos (docentes y estudiantes), las  Asambleas de Aula deben ser un espacio para evidenciar todo lo que ocurre,  a partir de la percepción de los propios estudiantes.

No existe ningún gen que dé cuenta de la violencia como algo natural. Somos una sociedad articulada alrededor de lo masculino. El maestro ha sido instalado como un “jardinero moral”. La relación con otros implica el riesgo de enfermedad, la violencia es una enfermedad social. La egolatría constituye un comportamiento violento. La escuela se ha configurado en una especie de prisión. El maestro debe ser universal, servidor del universo, más allá de las fronteras artificiales., debe ser más integral.  La escuela inscribe al niño en la lógica y la razón limitando la posibilidad de soñar e imaginar. La iniciativa del docente debe ser en confrontación con el poder del Estado. La escuela debe ocuparse de dar desarrollo a la condición humana.  La “seriedad” de la clase termina siendo insoportable para el estudiante. Se requiere una estética diferente para la escuela. El maestro debe ser el anfitrión en la escuela. Parte de la crisis escolar es su dependencia de la coacción legal.La propuesta es el no combate, ya que el ejercicio del poder no puede ser la forma de relacionarnos, hay que acudir al arte, para que la violencia no tenga sentido ni lugar.

No se puede esperar a que haya una ley para procurar un sistema de convivencia escolar. Es posible  demostrar como la intervención de docentes frente a conductas agresivas tiene efectos positivos. Las  prácticas deportivas y actividades culturales funcionan como estrategia para mitigar la violencia escolar. 

El sindicato debe ocuparse de pensar la escuela en términos pedagógicos y aportar a la construcción de una escuela alternativa.

Desde un trabajo de campo realizado con el apoyo del CEID-SUTEQ se pudieron levantar unos mapas de conflictividad. En los colegios se vive una gran mentira al decir “que son para educar”, se supone que los colegios son espacios de democracia, pero hay muchos condicionamientos y restricciones de parte de directivos. Haciendo uso de las estrategias del observatorio escolar, se encuentran diversidad de violencias. 

La escuela sigue siendo un escenario de adulto-centrismo, lo que provoca  conflictividad por las diferencias generacionales. 

La propuesta pedagógica alternativa para formar en convivencia pacífica debe pasar por  ejes transversales como los  lenguajes,  los ambientes y las  relaciones entre los sujetos que conviven en la escuela. La violencia escolar no puede asumirse como una cosa natural. Necesitamos una pedagogía para el goce, menos violenta.  

Se precisa una reflexión sobre el hecho de que el sistema capitalista privilegia la competencia, y los docentes promovemos la competencia que deriva en actos de discriminación. No puede ocultarse que en ocasiones los docentes descargan la neurosis y angustias en las aulas. 

“El ser humano es un ser esencialmente agresivo que puede educarse”. No hay que educar tanto para el saber,  como educar para el ser, nos limitamos a un disciplinamiento para el posterior desempeño del estudiante como trabajador. 

Hay unos hechos de política educativa que alteran las posibilidades de un desarrollo institucional acorde a las necesidades educativas de las comunidades. Se requiere una educación para humanos. La violencia tiene una génesis histórica de hace más de 500 años. La constitución otorgó libertades pero no la formación para ejercerla. 

Hay que hacer un esfuerzo por comprender el comportamiento de los estudiantes. Hay falencias en el sistema educativo que se convierten en factores que dificultan la superación del fenómeno de violencia. El uso de la emisora escolar para inculcar la convivencia armónica, puede ser una acción efectiva.

EVALUACION DEL FORO
Además de reconocerse lo pertinente de la convocatoria, se sugiere continuar con la realización de este tipo de eventos, de modo que puedan articularse a un proceso de carácter pedagógico en el que tanto docentes como demás integrantes de la Comunidad Educativa asuman un compromiso consecuente con la tarea de hacer de la ESCUELA UN ESCENARIO PARA LA CONVIVENCIA PACIFICA.

Resulta cuando menos preocupante el hecho de que rectores e incluso docentes no le hayan otorgado a este FORO la importancia que reviste, en razón de la naturaleza del tema-problema considerado.
 
Fraternalmente,
 
JORGE HUGO LIEVANO LÓPEZ
Coordinador (e) COMISION INTERNA DD HH SUTEQ
 
 
 1.La ponencia de la COMISION INTERNA DE DD HH SUTEQ “LA VIOLENCIA  EN LA ESCUELA ASUNTO DE NORMAS O DE REALIDADES” fue difundida de tiempo atrás y se encuentra publicada en la página web del SUTEQ.
 2.Un contenido más amplio a modo de relatoría  puede ser enviado a cada correo de afiliado,  si así se solicita.





LA VIOLENCIA EN LA ESCUELA ASUNTO DE NORMAS O DE REALIDADES             
(Una lectura crítica de la ley 1620/13, con la cual se crea el Sistema de Convivencia Escolar para la Prevención y Mitigación de la violencia escolar)
Por: Jorge Hugo Liévano López. (presidenciasuteq48@gmail.com) Octubre 2013
 
“Reformar la sociedad por medio de leyes es el sueño del ciudadano incauto, y el preámbulo discreto de toda tiranía”.
Aforismo de Gómez Dávila (1913-1994) (1) 


Colombia es un país de leyes, algunas de ellas colmadas de virtudes en la letra, pero sin desarrollo práctico favorable, porque las transformaciones o soluciones que se pretenden, son sólo enunciados abstractos, distanciados de las realidades concretas.
 
Acaba de expedirse la ley 1620/13, "POR LA CUAL SE CREA EL SISTEMA NACIONAL DE CONVIVENCIA ESCOLAR Y FORMACIÓN PARA EL EJERCICIO DE LOS DERECHOS HUMANOS, LA EDUCACIÓN PARA LA SEXUALIDAD Y LA PREVENCIÓN Y MITIGACIÓN DE LA VIOLENCIA ESCOLAR", que se inscribe en la  lógica de resolver problemas con expedición de leyes, pretendiendo que la realidad y dinámica social se ajusten a las leyes y no éstas a las primeras.
 
El propio gobierno nacional, a propósito del proyecto de reforma a la salud, expresó en su momento que además de ser fruto de la improvisación, resulta ser un acto de “demagogia legal” (2), queriendo señalar como se crean a partir de la expedición de leyes, unas expectativas irrealizables alrededor de la solución a problemas sociales.
 
“VIOLENCIA ESCOLAR” O LA VIOLENCIA EN LA ESCUELA

La violencia no se origina en la escuela, tiene expresión en ella, como reflejo de todo el fenómeno de crisis y descomposición que vive nuestra sociedad. Al acuñar la ley 1620/13 la expresión “violencia escolar”, está dando a entender que su germen está en la institución educativa independientemente del entorno, convirtiéndola en “chivo expiatorio” cargada de culpas que no le corresponden, responsabilizando a la escuela y al maestro de la crisis que el  propio Estado, la sociedad y la familia no han podido resolver.
 
Se olvida que la violencia ha sido utilizada históricamente como mecanismo para acceso y permanencia en el poder, para acallar y exterminar a la oposición política o la resistencia de los trabajadores (3) , como instrumento de expropiación y como método para enriquecimiento de las élites o dispositivo para  acceso a altos cargos de representación estatal (“para-política”);  que igualmente está asociada a la pobreza, la miseria y la marginalidad (4),  a los problemas familiares,  la impunidad,  al pésimo ejemplo que da la fuerza pública(“falsos positivos”) y con una realidad nacional permeada por un enfrentamiento armado (5).
 
Por supuesto que a la institución educativa en cumplimiento de unos de los fines esenciales de la educación (6), como lo es la formación integral, le corresponde jugar su  papel frente al fenómeno de la violencia y la manera creciente como ésta se expresa en la cotidianidad de la vida escolar,  recurriendo para ello al saber, la reflexión y la práctica pedagógica. 

SOBRE EL CONTENIDO DE LA LEY Y SUS IMPLICACIONES

Una lectura crítica sobre algunos contenidos de la norma y sus implicaciones nos permite señalar que:
 
Esta norma se asume a sí misma no como una solución o superación del problema, sino, como un paliativo, al afirmar que se trata sólo de mitigar la violencia escolar.
 
Al plantear la corresponsabilidad de la familia en el desarrollo del Sistema de Convivencia Escolar, desconoce que son precisamente la mayoría de estudiantes involucrados en actos de agresión quienes por lo general carecen de un núcleo familiar como tal.
 
Se reconoce en varios de sus apartes (7), la  vigencia de la ley 115/94 (Ley General de la Educación), la misma cuya vigenciase niega cuando hemos acudido desde la organización sindical a su contenido para sustentar y reclamar la intervención de los órganos del Gobierno Escolar-Consejo Directivo y Consejo Académico- en decisiones como la implementación de jornada escolar, jornada laboral, la asignación académica o reconocimiento del descanso como tiempo efectivo para la formación de los estudiantes en el marco de la jornada escolar. Quedando la pregunta sobre ¿cuándo se acoge la ley y cuándo no?, ¿de qué tipo de conveniencias depende?
 
Se contempla la participación de las entidades privadas en la ejecución del sistema de convivencia escolar, lo que llevaría a preguntarnos sobre ¿cuál es la racionalidad e intencionalidad que anima al sector privado para participar del diseño y ejecución de propuestas curriculares?  Una primera respuesta salta a la vista, seguir convirtiendo la educación en un apéndice acrítico del avieso modelo económico.
 
En la conformación del Comité Nacional de Convivencia Escolar, cuya función principal es definir las estrategias generales para el desarrollo del sistema, se excluye a FECODE, es decir al magisterio, a pesar de ser los maestros quienes tenemos en el día a día el contacto directo con el problema; sigue excluyéndose al maestro de la toma de  decisiones sobre políticas y legislaciones  que inciden en  el devenir de la educación.
 
Aparece a nivel de la Institución Educativa una larga lista de responsabilidades, funciones, obligaciones y deberes, entre los que se cuentan: implementación de proyectos pedagógicos diferentes a los que hoy existen, creación de espacios para la conciliación, activación de ladenominada Ruta Integral para la Convivencia Escolar, diseño de estrategias para la flexibilización del modelo pedagógico, revisión y adecuación del P.E.I., identificación de factores de riesgo que incidan en la convivencia escolar, desarrollo de estrategias para evaluación y seguimiento a las formas de violencia escolar, definicióndel reglamento operativo para el Comité Escolar de Convivencia, las cuales serán en últimas agregadas a las múltiples actividades curriculares complementarias que hoy realiza el docente.
 
Tarea que puede resultar loable y valiosa. Pero la pregunta y  discusión surgen en torno a  sí existen las condiciones, de financiación, recursos logísticos, tiempos, capacitación,infraestructura, el recurso humano y los  equipos interdisciplinarios para cumplir cabalmente con estas obligaciones. La realidad de las Instituciones Educativas da cuenta, por el contrario,  de una inmensa precariedad, una restricción de las plantas de orientadores  y docentes de apoyo, la sobrecarga de actividades técnicas, administrativas, financieras ajenas a la labor pedagógica y en algunos casos los docentes mismos,terminan siendo víctimaspermanentes del acoso laboral.
 
Hay pretensiones en esta ley que resultan utópicas,premeditadas o cuando menos improvisadas, así en el art. 17º numeral 1, aludiendo a la responsabilidad del establecimiento educativo (léase docentes), está la de:“garantizar a estudiantes la integridad física y moral en el marco de la convivencia escolar”. Una cosa es procurar esa integridad y otra diferente la obligación de garantizarla. Otras disposiciones son un desafuero, como la del artículo 29º que ordena a la institución educativa “garantizar la atención inmediata y pertinente de los casos de violencia escolar, acoso o vulneración de derechos sexuales en los establecimientos educativos o en sus alrededores” (negrilla y subraya fuera de texto), luego, se pretende que el maestro cumpla una función policiva de contención en unos entornos, que ni siquiera la fuerza pública ha podido controlar. Con el  agravante, de que si el docente no cumple con estos mandatos, entonces, incurre en la comisión de una falta disciplinaria, exponiéndose a una sanción (8)   ¿Cuál es entonces, la verdadera racionalidad e intencionalidad que subyacen a la expedición de esta norma?
 
De otro lado, se presume que las EPS, quienes burlan con frecuencia los mandatos judiciales, para la atención en asuntos vitales de salud,  vayan ahora en razón de ésta ley, a diseñar e implementar estrategias para la atención integral y acompañamiento de familias y  estudiantes víctimas o victimarios de la violencia escolar.O se espera que los personeros municipales, en su mayoría o todos, simples e inoperantes cuotas políticas, sin vocación de servicio a las comunidades, indiferentes frente a las violaciones de DD HH, sean  actores de primer orden en la dinámica que requiere este Sistema de Convivencia escolar, olvidan los legisladores que los personeros no se deben a las comunidades sino, a sus “padrinos políticos”.
 
Hasta aquí algunas observaciones generales, que bien pudieran enriquecerse con una lectura más rigurosa de esta norma y sus implicaciones, que permitadesnudar la intención que se tiene de convertir a la escuela y al maestro en responsables ante un fenómeno que como el de la violencia traspasa en su origen las fronteras de la institución educativa. Dejando si claro, que ésta crítica no puede ser excusa para evadir nuestra responsabilidad en el trabajo pedagógico y de formación integral de los estudiantes, en aras de la transformación social y cultural, que tanto necesitamos.
 
A MANERA DE EPÍLOGO
Se trataría no sólo de exigir la expedición concertada de una nueva ley, sino, la definición de políticas públicas concertadas con amplios sectores de la población, tendientes a superar las causas estructurales desde las cuales tiene ocurrencia el creciente fenómeno de la violencia,  sobre la base de “fortalecer la unidad de la Nación y asegurar a sus integrantes la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la paz, dentro de un marco jurídico, democrático y participativo que garantice un orden político, económico y social justo,…” tal como lo consagra el pacto social y político inspirado en la primacía del interés y el bien común. Queda abierto el debate.
 
¿Cómo pretender curar o prevenir la enfermedad del pez, sí,  el agua sigue contaminada?
 
 
1.Citado por Carlos Arturo Serna Jaramillo, en su artículo sobre “Legislación y violencia escolar”, publicado en  La Crónica,  28 abril 2013.
2.Declaración del ministro de salud Alejandro Gaviria Uribe en Caracol, miércoles 8 de mayo
3.El Genocidio de la UNIÓN PATRIOTICA y los 2.704 homicidios de sindicalistas entre 1985 y 2009 (Escuela Nacional Sindical-2009) son apenas una muestra de ello.
4.No se trata de justificar la violencia sino de explicarla de manera sistemática. 
5.En buena hora se está intentando consolidar un proceso de paz,  a través del diálogo entre la insurgencia y el gobierno nacional, que permita una salida política negociada al conflicto social y armado, superando en parte la ocurrencia de hechos violentos.
6.“La formación en el respeto a la vida y a los demás derechos humanos, a la paz, a los principios democráticos, de convivencia, pluralismo, justicia, solidaridad y equidad, así como en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad.” Ley 115/94 Artículo 5º.- Fines de la educación.
7.Aparece al final del texto legal la firma de la Ministra de Educación MARIA FERNANDA CAMPO SAAVEDRA
8.Ver artículo 38º ley 1620/13
9.Preámbulo de la Constitución Política.
 



FORO
“LA ESCUELA COMO ESCENARIO PARA LA CONVIVENCIA PACIFICA”
Octubre 30 8:00 a.m. Auditorio SUTEQ

Compañero(a) Docente:

Para la participación en este FORO, hemos enviado al Rector(a) de su I.E. una solicitud de permiso  de manera que pueda asistir un docente en compañía del Personero Estudiantil y Presidente del Consejo Estudiantil, anotando en la petición  las condiciones para presentación opcional de ponencia.

Solicitamos fraternalmente estar pendientes de esta autorización para asistencia al evento, que puede ser un docente de Ciencias Sociales, Filosofía, Ética o el Coordinador del Proyecto Pedagógico de Educación para la Democracia.

Se garantiza pago de transporte para docentes y estudiantes. 

Fraternalmente,
JORGE HUGO LIEVANO LÓPEZ
Coordinador (e) Comisión Interna DD HH
  
 







Funciones: 
 
• Presentar ante la Junta Directiva el Plan de Trabajo Anual.
• Coordinar, promover y organizar  todas las actividades alusivas a la defensa, promoción y denuncia de violación a los derechos humanos.
• Representar a la organización sindical en eventos afines a las actividades sobre formación en Derechos Humanos.



DENUNCIA PÚBLICA    descargar

La Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación - FECODE – a través de su COMISION DE DERECHOS HUMANOS, denuncia ante el Ministerio del Interior, Ministerio de Justicia y el Derecho, Unidad Nacional de Protección –UNP-, Ministerio de Educación, Ministerio del Trabajo, Procuraduría General de la Nación, Defensoría del Pueblo, Fiscalía General de la Nación, Policía Nacional y Vicepresidencia de la Republica (Programa Presidencial de DD.HH. y DIH) y demanda de ellas las acciones pertinentes que permitan identificar, juzgar y condenar a los responsables de la agresión criminal contra el docente directivo sindical SERGIO ECHEVERRY DUQUE y se le brinden de manera pronta y oportuna las garantías y protección que la situación amerita, para el ejercicio de la actividad docente y sindical.

SERGIO ECHEVERRY presidente de la subdirectiva de “ADIDA” en el municipio de Rionegro, se encontraba el pasado 30 de Agosto del año en curso, participando pacíficamente en el “cacerolazo” que diferentes sectores sociales de esa localidad habían convocado en solidaridad con el paro agrario. Momentos después de que los manifestantes ya se habían dispersado como consecuencia de la arremetida de los agentes de ESMAD; a varias cuadras del sitio donde se había realizado la concentración, “dos agentes motorizados de la policía dispararon contra el presidente de la Subdirectiva del magisterio de Rionegro” impactándole con tres proyectiles en sus piernas; según informó La ASOCIACIÓN DE EDUCADORES DE ANTIOQUIA “ADIDA” Y SU COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS.

FECODE, al tiempo que rechaza éste hecho criminal y exige una exhaustiva investigación que permita las sanciones correspondientes a los responsables; quiere recordarle a LAS AUTORIDADES, MUNICIPALES, DEPARTAMENTALES y NACIONALES que en Colombia en el marco del Estado Social y Democrático de Derecho proclamado por la Constitución Política de 1991; el derecho a reunirse y manifestarse pública y pacíficamente está expresamente reconocido en el articulo 37 y por los tratados internacionales que hacen parte del Bloque de Constitucionalidad. Que en las actuales movilizaciones en desarrollo donde viene participando el pueblo en general y las que ha convocado y convoca ésta Federación tienen el carácter pacífico, es decir, sin violencia, armas ni alteraciones graves del orden público; en consecuencia el uso desproporcionado de la fuerza por parte del ESMAD para dispersarlas y acciones criminales como la que estamos denunciando se constituyen en una violación flagrante a nuestros derechos fundamentales y a nuestro ordenamiento jurídico; los cuales deben ser garantizados y restablecidos por el conjunto de las autoridades públicas.

FECODE, expresa su más sentida solidaridad con la organización sindical “ADIDA”, con los docentes victimizados y con la comunidad educativa en general, por la violencia criminal que vulnera sus derechos fundamentales, exhortándolos a mantener en alto las banderas de la lucha por la defensa del DERECHO A UNA VIDA DIGNA y el respeto de los DERECHOS HUMANOS de todos los Colombianos.

¡LA ESCUELA UN TERRITORIO DE PAZ, RESPETÉMOLA!

Bogotá D.C., 4 de septiembre de 2013
DH-095-13
COMISION DE DERECHOS HUMANOS
OVER DORADO CARDONA                                                                                 JORGE A. RAMIREZ R.
Segundo Vicepresidente                                                                                         Secretaría Técnica
Coordinador Comisión

c.c. -OIT (Comisión especial de tratamiento de conflictos CETCOIT).
-Internacional de la Educación IE.
-Central Unitaria de Trabajadores CUT.
-Oficina del alto comisionado de la ONU para los refugiados ACNUR.
-Oficina del alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.




ENCUENTRO DE ORGANIZACIONES DEFENSORAS DE DERECHOS HUMANOS DEL EJE CAFETERO

(Mayo 17 de 2013)
Por: JORGE HUGO LIEVANO LÓPEZ Coordinador (e) COMISIÓN DD HH SUTEQ

 
La Defensoría Delegada para la Prevención del Riesgo de Violaciones Masivas a los Derechos Humanos y el DIH -Sistema de Alertas Tempranas SAT- , de la Defensoría del Pueblo y la Defensoría Regional Quindío, convocaron a la realización del Encuentro Regional de Organizaciones Defensoras de Derechos Humanos del Eje Cafetero, con el objeto de construir colectivamente los escenarios de riesgo para las Defensoras y defensores de Derechos Humanos de los departamentos de Caldas, Quindío y Risaralda.

INTERVENCION DE LA ONG “SOMOS DEFENSORES”
En la exposición inicial por parte de esta ONG(1) se expresó que su trabajo se despliega a través de cinco líneas de acción –Protección directa, Pedagogía sobre mecanismos de protección, Uso de medios de comunicación, Incidencia a través de la interlocución con el gobierno y Sistema de información.

En general plantean como se han aumentado las amenazas en el país en contra de defensores y líderes sociales,  luego del inicio de las conversaciones entre el gobierno nacional y las FARC-EP; llaman la atención, sobre la manera en que el gobierno se ha apropiado del lenguaje de los movimientos sociales en sus discursos sobre el proceso de paz, utilizado incluso en escenarios internacionales para salvar su imagen; afirman que a pesar de las supuestas garantías de la Ley de Victimasse mantienen los homicidios de líderes, hecho que termina siendo igualmente una sensible afectación a los procesos sociales que ellos lideraban; el horizonte de los DD HH se opaca con el impulso a los proyectos de mega-minería (2) que hoy representan el 25% del PIB y que ha representado para el caso de la comunidades indígenas y campesinas la continuidad del desplazamiento territorial; amparados en el fuero militar las fuerzas armadas oficiales reclaman indultos para sus delitos, pretendiendo desconocer que por su investidura se trata de crímenes de Estado; se asiste a la expedición  de normas como la ley de seguridad ciudadana, cuya aplicación se traduce en la penalización de la protesta social; los programas de protección a los defensores de DD HH, son insuficientes –de más de 10 mil solicitudes sustentadas, sólo se han otorgado cerca de 4 mil, además de que estos programas,  adolecen de acciones estratégicas de prevención que eviten la no repetición de crímenes, interviniendo el origen último de estas agresiones, no hay más allá de las limitadas, contraproducentes (3)  y con frecuencia ineficientes medidas de seguridad que asimilan protección colectiva a militarización, una política pública consistente, permanente,  sistemática y con alto nivel de compromiso institucional(4)  para la protección a los DD HH; describen lo que denominan el “efecto placebo” al referir que hay una sensación de protección que no corresponde a lo real, pues, según su sistema de información, se han registrado en el presente año 357 agresiones (5)  entre homicidios, amenazas, hurtos, desapariciones, detenciones masivas arbitrariasa defensores de DD HH y 120 a organizaciones, cuya cifra puede en realidad ser superior ante la falta de una información completa; se evidencia el uso arbitrario del sistema penal como en el caso de DAVID RABELO CRESPO Defensor de Derechos Humanos por más de 35 años, quien fue condenado a 18 años de cárcel a partir de la acusación de rebelión por parte de un fiscal que había sido desvinculado tiempo atrás de la SIJIN por comisión de delitos. En general este listado de  agresiones tienen su origen así: 41% paramilitares, 37% organizaciones contratadas, 13% desconocidos y organizaciones guerrilleras y 9% fuerza pública. 
 

“Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho,
a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión;”

Preámbulo de la DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS 1948


A la anterior caracterización del panorama de riesgos se agrega por parte de SOMOS DEFENSORES que: según el propio director de la Unidad Nacional de Protección ANDRÉS VILLAMIZAR la seguridad ofrecida por el Estado va a estar en manos de empresas privadas y cooperativas de seguridad de carácter similar a las siniestras CONVIVIR germen del reciente paramilitarismo en Colombia; estamos ante el accionar de lo que denominan como “Serpiente Policéfala” para hacer alusión a las diferentes organizaciones que vienen actuando en el país en la ejecución de acciones violentas contra organizaciones sociales, líderes de restitución de tierras, movimiento sindical, acciones comunales, movimiento estudiantil, ambientalistas, grupos LGTBI, periodistas (6) , líderes y activistas de oposición, entre éstas alianzas criminales que operan en buena parte de la geografía nacional se encuentran “Comando Conjunto Antirestitución”, “Tercera Fuerza-Colombia Digna”, , “Rastrojos-Cartel de Sinaloa”, “Comandos Urbanos Águilas Negras”, “Cabezas Rapadas”, “Autodefensas Unidas de Antioquia”, complementadas con las acciones conjuntas que realizan FF MM y Parapolíticos,EPM y FF MM, Rastrojos y ELN. Igualmente anota esta ONG, que se han definido los “departamentos de seguridad” en los que empresas de vigilancia privada que demuestren capacidad operativa, financiera y militar pueden actuar legalmente en zonas de orden público. 
 
Se puede afirmar entonces que el accionar del paramilitarismo, ahora escudado en la denominación de “Bacrim”, está vigente con el control territorial, estructuras organizadas, capacidad de acción militar contra el movimiento de resistencia al modelo neoliberal, en alianzas con instituciones oficiales y como estrategia violenta para consolidar fines económicos y políticos.

ESCENARIO DE RIESGOS EN EL QUINDIO. 
 
Luego de una mesa de trabajo con participación de los asistentes (indígenas, estudiantes, Ongs de Defensoras de DD HH, ambientalistas) se concluye para nuestro departamento que: hay una fuerte influencia del narcotráfico que se manifiesta en fuertes estructuras organizativas, presencia en los barrios con cooptación de líderes comunales, control territorial, grandes inversiones de dineros ilícitos en actividades económicas (prestamistas, comercio, transporte, turismo, inversiones agrícolas), alto índice de homicidios; ya no somos un departamento receptor de población desplazada, sino que se registra el desplazamiento interno (7)  en razón de la crisis del campo; las obras del túnel de la línea han provocado severas contaminaciones en las quebradas que abastecen el consumo de agua en Calarcá, lo que hace temer aun más por lo que pueda ser el efecto de la megaminería, actividad que vierte materiales mucho más contaminantes; se registran  extorsiones a docentes de Salento y Pijao, en Armenia amenazas provenientes de las propias comunidades educativas; se recuerda como en el pasado se recibieron amenazas contra miembros del SUTEQ, siendo uno de ellos objeto de hurto de sus documentos alusivos al trabajo sindical; se denuncia la amenaza proferida contra la Mesa departamental de organizaciones sociales y defensoras de derechos humanas, que finalmente fue desarticulada en razón de este riesgo; cerca de 1700 menores son utilizados para el tráfico de drogas, según informe entregado por la policía; son constantes e impunes los crímenes contra población vulnerable justificados con el nombre de “limpiezas sociales”;   sigue siendo real el riesgo que representa el megaproyecto minero de explotación del oro a cielo abierto (8) , por sus negativas implicaciones en lo social, el desplazamiento de familias campesinas tentadas por las ofertas “desmedidas para compra de sus tierras, el deterioro ambiental, las prácticas de violencia como recurso complementarios para vencer la resistencia social a estos megaproyectos. 
 
Excepto las acciones adelantadas por la Defensoría Regional del Pueblo (9) , no se reconoce por parte de los gobiernos departamental  ni municipal, acciones claras, permanentes, sistemáticas en procura de superar el adverso estado de cosas descrito (10) , con la definición e implementación de una estrategia gubernamental que permita intervenir las causas estructurales y combatir los agentes promotores de violaciones a los derechos humanos en el Quindío.
 
EL QUE HACER NUESTRO
Nos queda en calidad de organización sindical y social, en la tarea reivindicativa,  pedagógica y de formación integral para la trasformación cultural y social, el compromiso de contribuir desde nuestra labor docente y las instituciones educativas a crear condiciones favorables al respeto por los Derechos Humanos como condición para una convivencia y existencia que tenga como prioridad el bienestar general.Valga decir que desde el SUTEQ y a través de la Comisión Interna de Derechos Humanos, tenemos previsto la realización del Foro Departamental sobre “La Violencia Escolar”, que permita diagnosticar la manera como el fenómeno de la violencia ha venido permeando la vida de las instituciones educativas, así como la definición de estrategias pedagógicas e institucionales que contribuyan a la superación de este problema que se traduce en últimas en una violación permanente de los Derechos Humanos.
 
 (1)   El informe completo se puede leer en la página web www.somosdefensores.org
 (2)   Tema que debe ser por sus implicaciones sociales, asunto de información y reflexión en el aula de clase 
 (3)  Con la excusa de proteger a defensores de DD HH, se realizan intervenciones de comunicaciones que resultan ser finalmente información utilizada por los victimarios. 
 (4)   De 167 casos remitidos en el 2013 ala fiscalía por agresiones a defensores de DD HH sólo 1 ha terminado en judicialización.
 (5)   Estas cifras se aumentaron en los días próximos a la Marcha realizada el 9 de abril.
 (6)   Recuérdese el reciente atentado al periodista RICARDO CALDERON de la revista Semana.
 (7)   En Calarcá se calculan 23 mil personas provenientes de las zonas de cordillera.
 (8)   Hay quienes sostienen que el establecimiento de hipermercados en Armenia son la antesala de la segura “fiebre del oro” que se supone aumentará ostensiblemente la demanda de bienes y servicios dada la migración de nuevos pobladores.
 (9)   Foro de Tierras, Foro Minero, Consultas Populares, Creación Zonas de Reserva Campesina, Constituyente Departamental por la Paz.
(10)  A modo de ejemplo el Consejo Departamental de Paz limita su gestión a reuniones de sus integrantes y realización de eventos que terminan siendo intrascendentes frente al actual estado de cosas.Cuando su función básica es la de contribuir a definir una Política de Estado para la vinculación de la sociedad civil en búsqueda de la Paz.(Ley 434 de 1998)